HIGH VOLTAGE

Plana egun batzuk lehenago eginda zegoen. Asmoa, Bardeetara joan eta gaueko argazkiak ateratzea zen. Martin Zalba izango zen nirekin etorriko zena, zeinek inork baño hobeto ezagutzen dituen bertako bazter guztiak. 

Eguerdirako bere etxean elkartuak geunden. Bazkari eder bat eta gero, trasto guztiak hartu eta Nafarroan behera abiatu ginen, hitzeginda geneukan sesio hura burutu nahian. Baina etxetik irtetzean, giroak etzuela aukera haundirik emango iruditu zitzaidan. Zerua lainatzen zebilen eta izarrak ikusteko aukerak gero ta gutxiago ziren. Hala ere, eta aspaldian egon gabe geundenez, planarekin aurrera jarraitzea erabaki genuen, eta behintzat arratsalde hura elkarrekin egon eta aspaldiko istorioak konpartituko genituen.

Arratsalde erdirako Bardeetan geunden. Bero galanta zegoen eta zeruak etzeukan itxura aproposik, baina bazegoen argi bat… Arratsaldea aurrera zihoan einean, garbi zegoen gaueko sesiorik etzela izango, baña…

Halako batean ortzadarrak bere presentziaz harritu gintuen. Ondoren, bolumen izugarrizko lainoek iluntze polita eskeini ziguten, eta gauerako, urrunetik, ekaitz elektrikoa zetorren. Trumoi ta tximisten festa batera gonbidatuak geunden, eta horrelako gonbiteei nork esan ezetz?

Hasiera batean urduri xamar aritu nintzen argazkitan, inoiz ez bait nuen tximistekin sesiorik egin eta argien kontrola edukitzea zaila bait zen, baina behin neurria hartuta… Euria guregana allegatu bitartean jo ta su aritu ginen argazkitan. Ondoren, eta euri-jasa indartsu baten azpian, dena batu eta irteera hari bukaera ematea erabaki genuen.

Izugarrizko sesioa izan zen, inoiz ahaztu ezin diren horietakoa. Eta onena, Martinekin egun hura igarotzeaz gain, txartela argazkiz betea bueltatu zela etxera.

🙂 

Geroarte…

 

El plan estaba hecho días antes. La idea era, ir a Bardenas y sacar fotografías nocturnas. Sería Martin Zalba quien vendría conmigo, quien conoce mejor que nadie cada rincón.

Para el mediodía habíamos quedado en su casa. Tras una fabulosa comida, cogimos todos los trastos y fuimos Navarra abajo, queriendo realizar la sesión que ya habíamos hablado. Pero cuando salimos de casa, me dio la sensación de que el tiempo no nos iba a dar muchas opciones. El cielo se estaba nublando y las posibilidades de ver estrellas eran cada vez menores. De todas formas, y como hacía tiempo que no habíamos estado juntos, decidimos seguir adelante con el plan, y por lo menos pasaríamos la tarde juntos y compartiríamos historias.  

A media tarde estábamos en Bardenas. Hacía un calor tremendo y el cielo no tenía buena pinta, pero había una luz… Según iba avanzando la tarde iba quedando claro de que no iba a haber sesión nocturna.

De repente nos sorprendió el arco iris con su presencia. Posterior, el tremendo volumen de las nubes nos brindaron un atardecer bonito, y para la noche, desde la lejanía, se acercaba una tormenta eléctrica. Estábamos invitados a una fiesta de rayos y truenos, y ¿quien se niega a semejante invitación?

Al principio anduve fotografiando algo nervioso ya que nunca había realizado una sesión con rayos y el control de las luces me resultaba complicado, pero una vez tomada la medida… Hasta que la lluvia llegó a nosotros fotografiamos sin parar. Después, y bajo una intensa lluvia, recogimos todo y dimos por finalizada aquella salida.

Fue una sesión tremenda, de esas que no se olvidan nunca. Y lo mejor de todo, a parte de compartir con Martin aquel día, fue que la tarjeta llegó llena de fotos a casa.

🙂

Hasta luego…

Esta entrada fue publicada en Bizipenak / Vivencias. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a HIGH VOLTAGE

  1. Brutal la vivencia y como bien dices para no olvidar.
    Un abrazo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *